miércoles, 22 de febrero de 2017

Ciudad de Elizvonia

Hacen ya unos cinco (5) años desde que visité la ciudad de Elizvonia junto a mí familia. Hoy me encuentro en el aeropuerto de Listenburgo en la Isla tropical de Borinspresia. El aeropuerto está lleno a capacidad, muchos se dirigen a Elizvonia con vuelo directo. A llegado la prensa del país a cubrir el histórico acontecimiento. Se me acerca la reportera y me pregunta.

__ ¿Hacia dónde se dirige usted?

Le contesté un poco temeroso, pues me estaban grabando en transmisión en vivo.
__ Voy a Elizvonia, ciudad de los entornos dorados donde no existe la tristeza, todo es alegría en un pintoresco, caluroso, enriquecido lugar retorico, lleno de historias buenas.

__ ¿Como usted se llama? dijo la reportera.

__ Me llamo Ricosuen De Laventura, pero mis amigos me llaman Ponky.
La reportera le dijo.

__ Veo que hoy muchas personas tienen su mismo destino, Elizvonia.
Dirigiéndose a la cámara, comentó.

__ Hoy yo renuncio a la emisora pues también me iré a Elizvonia, donde todo es alegría y nada falta.

Inmediatamente cortaron la transmisión púes los directivos del canal lo tomaron como una imprudencia de la reportera.

__ Rápido, pon anuncios, esto es insólito, corta, corta.
Dijo el productor.

Tomado el vuelo, este duró aproximadamente unas cuatro (4) horas. Todo en el avión era muy cómodo. Había televisión tipo cine, aquello parecía un teatro, ni parecía que viajara en un avión. La azafata nos trajo café del tostado en leña, con unas galletas españolas muy exquisitas. Mientras tomaba mi café, me asomé por la ventanilla y desde allí podía apreciar las nubes como si fueran Islas flotantes.

De pronto desde entre las nubes pude divisar una hermosa Isla, con playas, zonas de color verde claro, y otras de verde oscuro que se proyectaban hasta su zona central. Al cabo de unos minutos se escuchó un anuncio que salía por los altoparlantes del avión.

__ Estimados pasajeros dentro de los próximos cinco (5) minutos estaremos aterrizando en Elizvonia. Ciudad del retorico entorno histórico, donde los que llegan traen ilusiones de inspiración alegre y despiertan a la verdadera vida.

Una vez el avión aterrizó, comenzamos a salir. Un conducto nos llevó hasta el terminal de salida.

Luego de buscar mis maletas, busqué un taxi para que me llevara a Bonisbey una región de la ciudad en la cual ya había conseguido trabajo por Internet. Allí me presenté ante el Presidente de Olanquis Compañía donde comenzaría a laborar como Escritor Poeta para la ciudad.

__ Buenas tardes
Le dije a la recepcionista.

__ Buenas tares, bienvenido a Olanquis.
Me contestó.

Mirando a todas partes contemplando aquel majestuoso edificio interior panorámico, en cristales, donde se podía apreciar cada detalle de la estructura y con el solo verla uno dice, ¡Qué lugar tan grandioso!  le dije.

__ Vengo a reportarme a mis funciones para con la compañía Editorial.

__ Dígame su nombre, por favor.

__ Me llamo Ricosuen De Laventura, pero me puedes llamar Ponky.

__ ¡Oh si, el Sr. Podisco La Fuente le espera, puede pasar!

__ Saludos Ricosen, es un placer conocerle en persona, en Elizvonia necesitamos personas como usted. Le cuento, el éxito de nuestra ciudad estriba en nuestros Poetas. Ellos han convertido este lugar en el sueño de todos. Debido a que la población ha crecido mucho, necesitamos a muchos Poetas, para que la inspiración de la ciudad nunca muera. Aquí un Poeta es el alma de la ciudad. Todos sus gastos están cubiertos para usted y su familia.

__Tengo que decirle que hay una sola cosa que tiene que evitar a toda costa, pues le puede costar el perder su empleo en esta editorial y el destierro de Elizvonia.

__ Dígame ¿qué es?, pregunté muy preocupado.

__ Nunca, nunca, pero nunca, escriba nada negativo de Elizvonia, veas lo que veas.

__ ¿Lo prometes?
Dijo el Sr. Podisco.

Como un poco asustado dije.

__ Sí

Por que como yo había visitado a la ciudad en el pasado con mi familia como un turista. Estaba convencido que el lugar es único. Aquí no existe la tristeza, todo es alegría y es un retorico lugar de entorno histórico.

Luego de la bienvenida mi Jefe me dio las primeras instrucciones.

__ Ve a la oficina de Recursos Poéticos y procura que te entreguen las llaves de tú nuevo auto, del apartamento, y tú nueva computadora.

__ Ha, no té vallas me falta entregarte una tableta electrónica y tú libreta de Escritor Poeta.

__ Bienvenido a Elizvonia.

Fui tal me indicó, una vez llegué al nuevo apartamento inmediatamente llamé por teléfono a mi amada Esposa. Le dije que el vuelo del resto de la familia estaba programado para la próxima semana, pues los extrañaba mucho, y eso que solo habían trascurrido varias horas.

Bueno, de inmediato comencé a organizar mis pensamientos para comenzar a escribir. Al día siguiente decidí visitar el Puerto de Torrecillas, viendo aquel lugar tan hermoso me inspiré en mi primer poema. Allí lo escribí, cuando lo terminé miré desde la torre a lo lejos y divisé una plaza con estructuras muy llamativas donde había muchas personas. Me encaminé en el auto y llegué al sitio.

Le pregunté a un señor que estaba vendiendo viandas en la carretera.

__ Permiso, señor, donde está la plaza que ilumina la torre de la montaña con luz de estrellas en óleo de Luna.

El señor me contestó muy amablemente.

__ Está donde la imaginación florece y la poesía nunca muere.

Al llegar a la plaza, la cual el señor también me había dicho que se llamaba Plaza de Los Poetas, estacioné mi auto y camine hasta la misma. El lugar estaba repleto de personas. Uno de los anfitriones de la plaza me preguntó.

__Trae usted algún poema para declamar.

Le contesté que, sí.
Inmediatamente me llamó al frente y les informó a todos los presentes que declamaría un poema. Todos se emocionaron mucho y mostraban sus rostros de alegría profunda inspiración del día poético. Les compartí a todos los presentes mi primer poema al cual titulé Elizvonia Resurgente. Muy inspirado comencé a declamar.

__ ¡A Elizvonia! cual turista viajero voy,
retórico lugar del horizonte azul.
Ciudad mensurable, entorno verde,
cálido lugar con ribetes de oro.

Nuevo caminar, resurge a la espera,
imaginación, entendimiento alegre.
"existe, no está, vive en el tiempo",
surge del viento de la vida y su sentir.

Incertidumbre al entorno nuevo,
utopía creadora de ilusiones.
No busca la prelación o perjuicio,
no tiene explicación sin palabras.

Ciudad que nace todos los días,
y existe por imaginar lo que es.
Indiferente a la materia inerte,
resurge del viento en tiempo cálido.

"Suspira fuerzas, exhala esperanza",
sombría en ocasiones por sucesos.
Incertidumbre que le llega a la espera,
de contornos reflejos pintorescos.

Imagen que se proyecta al cielo,
en la teoría del Paseo Aleatorio.
Lento apego distante y sonoro,
harmoniosa, radiante inspiración.

Aunque no se vislumbre su sueño,
todo le llega con entusiasmo firme.
El triunfo siempre está a su espera,
por distante que esté, a Elizvonia.

El poema pronto se esparció por toda la ciudad. Al cabo de una semana mi familia llegó a Elizvonia. Fue un momento inolvidable pues les extrañé mucho, aunque todos los días después de mí jornada poética les llamaba y expresaba mí amor. Fueron recibidos con gran admiración por todos, pues mí poesía en muy poco tiempo se hizo muy famosa en toda Elizvonia.

Vivimos por veinte (20) años en Elizvonia, donde cada día fue una inspiración de pintoresco, alegre, y vivo esplendor. Nunca faltó nada, siempre estaba todo lo que uno necesita para vivir como un Rey. La Editorial me entregó la medalla de la ciudad y tenía muchos amigos grandes poetas.

El día que recibí la medalla de la ciudad de Elizvonia iba en el auto con mi esposa e hijas. Una de mis hijas me dijo, camino de regreso.

__ Papi, ¿cuando regresamos a Borinspresia? ciudad natal donde las aves nos saludan todos los días y el viento Alisio siempre nos anima cantando dulces melodías en prosas poéticas.
Le contesté

__ Hoy, hija, hoy, pues he descubierto que la verdadera Elizvonia no es a donde vamos, sino de dónde venimos.

cc