viernes, 24 de febrero de 2017

Salida de Diplonia

__ Les escribo hoy, pues ayer se cortó la comunicación de la Internet. En el Centro de investigación hemos estado tratando de estabilizar la conexión del láser Discover H45X con la red de Diplonia.

Úcares me contestó desde Diplonia:
__ Estamos recibiendo la señal del láser un poco débil. La comunicación a estado inestable, pero la red se mantiene en conexión por al menos media hora.

Le escribí:

__ Desde hacen varias horas el láser no conecta bien con la superficie terrestre de Diplonia, pero al fin logramos buena conexión. La tormenta solar debilitó mucho la comunicación.

Disculpen, he comenzado este cuento y aun no me he presentado. Me llamó Antrus Diprovio, vivo en la Isla de Porlanda. Me dedico a la Investigación Científica y trabajo como Investigador en el Centro Geomorfológico de Porlanda. Llevábamos varias horas que no lográbamos comunicación con Diplonia. Ocurrió que hacen unos dos días, estábamos tratando de conectarnos al satélite Antropodux. Que nos permite optimizar la Internet para que sea mucho más eficiente.

Esto nos permite alcanzar grandes velocidades de transmisión y recepción quinientas (500) veces mucho más rápido que la Internet convencional. Con esa gran velocidad podemos fácilmente compartir datos muy pesados con otros Centros de investigación en el mundo de forma muy sencilla. Ayer en la mañana estábamos en el proceso de conexión con el satélite, como es de costumbre, cuando de pronto, el láser comenzó a oscilar de forma descontrolada. Inmediatamente pensé que se trataba de un virus que afectó la computadora. Le pedí a los Compañeros Ingenieros el que tratarán de estabilizar las oscilaciones del rayo láser, cuando en ese momento la computadora registró que la conexión había sido exitosa.

Como es costumbre siempre le pedimos a la computadora nos envíe un reporte de la conexión del láser, para asegurarnos que todo está bien. Quedé impresionado cuando el monitor indicó:

__ Conexión de distancia: quinientos cuarenta y tres (543) años luz.

__ Señal estable estimada: dos (2) horas.

Inmediatamente que leímos el reporte, nos dio la impresión de que un virus había atacado la computadora principal. Decidí solicitar el que los Ingenieros en Computadoras revisarán el sistema, por lo que apagamos la unidad láser hasta el siguiente día, para que verificarán bien el sistema y proteger el láser de cualquier posible daño.

Al siguiente día reiniciamos la conexión y nuevamente, el láser comenzó a oscilar igual que el día anterior, al cabo de unos 5 minutos nuevamente el mismo mensaje, sólo que el tiempo aumentó:

__ Conexión de distancia: quinientos cuarenta y tres (543) años luz.

__ Señal estable estimada: dos puntos tres (2.3) horas.

Los Ingenieros de sistemas, no lo podían creer y uno de ellos que se llama Ing. Renike me dijo:

__ Tengo que informarle que todo está bien en el sistema. La lectura de distancia del láser está correcta. Es increíble, pero hemos logrado de alguna forma inexplicable establecer comunicación a otro lugar muy remoto de la Tierra.

En efecto yo también estaba impresionado pues nunca había ocurrido algo así. Aunque en una ocasión hacen varios meses el láser oscilaba por varios segundos y luego conectaba bien al satélite. Por curiosidad, como la señal indicaba estar estable llamé el navegador de Google y entré a Facebook, cuando en ése momento me llegó una solicitud de un tal Úcares de la Loma. Inmediatamente acepté la solicitud. Úcares me escribió a través del chat diciéndome:

__ Soy Úcares del Planeta de Diplonia, estamos localizados en la Galaxia Zoo. ¿De dónde me aceptaron la solicitud de Facebook?

Sorprendido le contesté:
__ Te escribe Antrux Diprovio del Planeta Tierra. No sé cómo hemos logrado comunicación, pero me intriga que tengamos comunicación a través de la Internet pues todavía no tenemos naves que viajen tan lejos. Envíeme fotos de su Planeta, porque esto va a ser muy difícil probarlo ante La Comunidad Científica Internacional, puesto que nuestro Centro de investigación es relativamente nuevo.

Úcares me envió muchas fotos, y la realidad es que parecía una zona similar a la Tierra, tenían muchos árboles, riachuelos, pero no vi ninguna foto donde se vean playas. Tampoco se veían personas, ni edificios. Esto me generó aún más curiosidad y le pedí conectarme a través de vídeo chat, para ver si alcanzaba a ver si ellos eran como nosotros.

Úcares me contestó que como único podían hablar en su Planeta era mediante la escritura y redes naturales que corrían por el suelo. Me explicó que en Diplonia no existe otra forma de comunicación. Mientras en el Centro estudiábamos las fotos de Diplonia, Úcares me envió una foto de Él y su familia. No podía creer lo que veía y le escribí.

__ Úcares, la foto que me enviaste sólo muestra árboles grandes y pequeños, pero no alcanzó a ver nada más.

Inmediatamente Úcares me contesto:
__ Esos somos nosotros, ahí en el centro de la foto estoy yo con mi familia. Todos en el Planeta somos árboles, pero hemos aprendido a escribir mediante impulsos y a través de nuestras raíces podemos comunicarnos unos con los otros. Cuando su láser tocó Tierra en nuestro Planeta de Diplonia, logró conectarse a nuestras raíces y por eso ahora sabemos de su existencia. ¿Necesitamos saber si ustedes también son árboles?

__ Bueno, en realidad no somos árboles, somos Seres Humanos. Te enviaré una foto mía para que tengas una idea clara de cómo somos.

Úcares respondió impresionado:
__ Estoy asombrado, la foto que percibo es muy similar a los Seres que vivieron muchos millones de luces (años, según Diplonia). Ellos se extinguieron de nuestro planeta hacen ya unas 345,786 luces. Vivían muy alegres nos entendíamos muy bien pero luego con el pasar de muchos miles de luces comenzaron a tener muchos conflictos entre ellos mismos, esto causó su extinción total de nuestro Planeta.

Estuve intercambiando información sobre su Planeta y el nuestro por varios días. En una de las ocasiones, le envié una foto de nuestro Planeta donde se ven los árboles nuestros. Úcares me comentó que nuestros árboles, recientemente también han logrado establecer comunicación con ellos, desde que logramos conexión mediante el láser Discover y que Ceibidez (árbol de Ceiba de la Isla de Porlanda) le narró a Úcares, como muchos árboles en el Planeta tierra han sido cruelmente matados, cortados, derribados.

Familias completas de árboles han comenzado a desaparecer. Según me escribió Úcares, en el Planeta Tierra los árboles no entienden por qué son tan cruelmente destruidos. En Diplonia los Seres Humanos ya no existen y sabemos que los exterminó el egoísmo compulsivo colectivo de su época.

Han trascurrido diez días desde que logramos conexión con Diplonia por primera vez. Me pregunto hoy, ¿cómo podemos evitar lo que sucedió en Diplonia con la humanidad que allí existió. Tendré de ir a Diplonia a través del Clonador Virtual Existencial, para aprender de Úcares y su cultura de árboles. Le preguntaré a los Ingenieros del Centro de investigación cuanto falta para lograr conexión con Diplonia, son ya las 3 am en mí reloj.

Probaremos el invento que llevamos desarrollando desde que comenzamos el Centro de Investigación, El clonador virtual existencial. A este todavía le falta el que se le realicen varias pruebas finales, pero pienso que es posible que funcione efectivamente para poder ir Diplonia, pues lo probamos el mes pasado y logré llegar a El Centro de Investigación de Francia en tan solo cinco (5) segundos. Esto es algo que parece increíble, pero logré estar en Francia y caminar por las calles frente al laboratorio y saludé a varias personas y éstas me respondieron.

__ Permiso Ing. Renike, ¿cuánto falta para lograr conexión con Diplonia?

El Ing. Renike me contestó:

__ Sólo faltan unos cinco (5) minutos. Ya tenemos el generador virtual existencial, para producir una copia virtual de usted. Aún no sabemos si la clonación virtual existencial tenga la capacidad para que viaje virtualmente a tan gran distancia. Bueno, pero usted de todas formas quiere intentarlo y el sistema indica estar correcto para la transferencia virtual.

__Por favor, entre ahora en la cámara de clonación digital, si es que está preparado para realizar el viaje. Dentro de cuatro (4) minutos completamos la sincronización del clonador virtual magnético sensorial de fase cinco (5). Debe llegar a Diplonia en 30 segundos según nuestros cómputos, esperamos lograr enviarle de forma efectiva.

__ Muy bien, estoy preparado para el viaje a Diplonia.
Le dije muy tranquilo pues el clonador virtual es un sistema seguro y estable, hemos trabajado mucho para completarlo. Basados en la Ley de la Relatividad, la transferencia efectiva tomará aproximadamente dos (2) horas.

__ Comenzamos digitalización en 5,4,3,2,1,0. El sistema indica que ya está clonado virtualmente, lo enviaremos a Diplonia al conteo de 5,4,3,2,1,0. Viaje comenzado, puente de conexión a través del láser Discover. Viaje completado exitosamente, tendrás solamente dos (2) horas para completar su visita a Diplonia, pues una vez se complete el tiempo de clonación virtual usted se desconectará y estará nuevamente en la Tierra automáticamente.

Una vez llegué a Diplonia busqué a Úcares, pero no lo encontré pues parece que las coordenadas se desplazaron un poco. Como no tenía computadora tuve que caminar por Diplonia pues sabía que sólo tenía aproximadamente dos (2) horas para completar mí visita en Diplonia. Miré a mi alrededor y quedé maravillado pues una cosa es ver las fotos de la computadora y otra es estar allí en Diplonia. Me sentía muy cómodo soplaba una brisa suave y tropical. El aroma de las rosas se esparcía en fragancia rebosante con pétalos floridos.
Las nubes discurrían de lado a lado como bailarinas de danza poética. Los riachuelos a la distancia saltaban de un extremo a otro cantando la danza de la lluvia folclórica. Todo era verdor, paz y tranquilidad, dentro de un cielo azul diamante.

Tres rayos iluminaban la superficie con tres pequeños Soles Poderosos Unidos en una sola instalación de estrellas. Comencé a caminar hacia una de las montañas, pero sentí que mis piernas podían flotar, me sentía extraño, pues en el planeta Tierra nuca había sentido está sensación. Comencé a elevarme del suelo y me percaté que podía nadar en el aire sobre la superficie de Diplonia. Moví mis brazos y me desplazaba fácilmente como si fuera un pez en el aire.

Esto me permitió avanzar fácilmente sobre la superficie, por lo que empecé a ver si veía a Úcares desde lo alto. Al otro lado de la montaña vi unos árboles muy parecidos a los de la foto que me envió Úcares. Es Él, está allí, llegaré hasta donde Úcares. Una vez nadé por el aire hasta donde estaba Úcares, me paré frente a Él y le dije:

__ Me conoces, soy Antrus de la Tierra.

Úcares no me contestó, seguido me acordé que ellos no hablan, sólo escriben a través de sus raíces. Pero, no tenía forma de usar una computadora pues viajé en forma de clonación virtual y aún no hemos podido clonar computadoras ni teléfonos inteligentes para poderlos traer en el viaje de clonación virtual. Se me ocurrió que si trataba de concentrarme podía probablemente conectarme con sus raíces, pero por más que intenté no funcionó.

Así que comencé a escarbar en el suelo el cual era muy blando, tan blando que con mí mano podía escarbar como su fuera una pala enorme en la Tierra. Hice un agujero en el suelo, suficiente como para poner mis pies a unos dos (2) pies de profundidad y retorné el suelo sobre mis pies. Esto se me ocurrió pensando que si son árboles posiblemente podía establecer de alguna forma comunicación.

No ocurrió nada y como no tenía reloj no tenía idea de cuánto tiempo había transcurrido. Estimo que debo llevar una hora como mucho por lo que faltan aproximadamente unos sesenta (60) minutos. Me quedé mirando la belleza del alrededor al punto que me dio sueño y me quedé dormido de pies. Cuando desperté no sé cuánto tiempo me quedé dormido. Pero a mi mente llegó una extraña sensación como de escritura y de pronto leo en mi pensamiento.

__ Bienvenido a Diplonia soy Úcares, como lograste llegar hasta aquí.

Le contesté desde mi mente:

__ En el Centro logramos una clonación virtual de mí, y utilizando el mismo láser Discover pude viajar hasta aquí, pero este lugar es realmente bello. La razón por la que vine es para ver si todavía queda algún ser humano en este Planeta o algún rastro de su existencia.

__ Bueno, como te expliqué cuando hablamos por Facebook, ellos se extinguieron es posible que encuentres algún rastro de ellos, pero hasta ahora nuestra red no registra ya sus pasos.

Le contesté:
__ Intentaré buscarlos, pero tengo que avanzar pues no sé hasta cuánto el sistema me mantendrá en Diplonia.

Cuando terminé la conversación con Úcares, abrí los ojos y me topé con algo muy extraño. Traté de caminar, pero mis pies se habían convertido en un tronco con raíces. No entendía que me había sucedido, pero parece que al enterrar mis pies estos echaron raíces y me transformé en un semi árbol. Mis manos se comenzaron a convertir en ramas y sólo quedaba mi cara con la que podía mirar a todas partes.

Pensé que era producto de mi imaginación, por lo que cerré los ojos y sentí que me despegaba de la Tierra. Cuando los abrí nuevamente estaba yo otra vez como al principio, pero mis pies estaban suspendidos sobre la tierra. Traté de hablar con Úcares nuevamente pero no lograba comunicación. Como Científico me di cuenta de que me había desconectado de la red natural de Diplonia.

Comencé a nadar por el aire y quise realizar un recorrido por todo cuanto pude recorrer en Diplonia. Mientras nadaba por el aire divisé a lo lejos un grupo de árboles que tenían en su parte superior unas cabezas y llegué hasta allí. Que asombrado, eran personas convertidas en árboles, me acerqué a uno y le hablé:

__ Hola, me escuchas.

__ Si, contestó el árbol con cabeza.

__ Cómo te llamas. Le pregunté.

__ Soy Adonidia Lanzatre.

__ Vengo del Planeta Tierra. Le contesté impresionado.
Adonidia me habló sobre Diplonia y su cultura de semi árboles.

__Originalmente éramos humanos, pero muchos de nuestros ancestros, se auto destruyeron por el egoísmo compulsivo progresivo y sólo sobrevivimos los que buscamos cuidar los árboles, hacer el bien sin pensamientos egoístas.

__Un día comenzamos a echar raíces, nuestros pies se transformaron en trocos con raíces, nuestras manos en ramas y los que eran egoístas compulsivos se murieron de desesperación compulsiva colectiva. Caían por montones, la Tierra los consumía en el momento, pero muchos que buscábamos el bien, fuimos transformados en semi árboles.

Terminando de escuchar a Adonidia comencé a desaparecer y sentía que estaba siendo alado desde la Tierra. Desperté del viaje a Diplonia y lo primero que le dije a mis compañeros del Centro de Investigación fue:

__ Debemos decirles a todos que cuidemos los árboles, evitemos a toda costa ser egoístas compulsivos colectivos o la salida de Diplonia sólo será el comienzo de una nueva generación donde para poder sobrevivir tendremos que ser transformados en semi árboles de frutos diversos en una transformada Tierra de encantos floridos.