jueves, 23 de febrero de 2017

El Viajero Estelar

Es el año 2056 en el Planeta Tierra y hacen ya 46 años que, en la Galaxia Andrómeda, fue comenzado un proyecto científico destinado a preservar cada especie viviente del planeta Tierra. La Galaxia queda aproximadamente a unos 2.5 millones de años luz de la Tierra y esta es la más cercana a la Tierra.
Un grupo de Astronautas, y Científicos de mundo, en conjunto con el Centro de Investigación Geomorfológico del Caribe decidieron organizar una comunidad de viajeros intergalácticos con la misión Estelar llamada PlanetilloGo. A la comunidad de viajeros se le asignó cuidar de diferentes zonas del espacio exterior y transportar aquellas familias que voluntariamente quisieran ir a vivir en uno de los 5 Planetillos descubiertos hasta este momento.
Dentro de la Galaxia de Andrómeda se han descubierto cinco (5) Planetillos que tienen forma de platillos y su tamaño es similar al de toda Europa junta, también tienen el mismo hábitat que la Tierra, pero lo único que actualmente existe es vegetación de flores, árboles y ríos. Las rocas son en oro, esmeraldas, diamantes y minerales preciosos. Todos los árboles son enanos de diversos frutos, y la vegetación sólo crese hasta unos dos (2) pies de altura aproximadamente. La concentración de oxígeno es la misma que en el Planeta Tierra, según datos más recientes.
El constituido Congreso Intergaláctico se reúne cada cinco (5) años, uno de los viajeros intergalácticos llamado Autremo es parte del escuadrón de viajeros de la Academia Espacial Galáctica Terrestre dentro de la misión PlanetilloGo. Recientemente El Centro Geomorfológico del Caribe ha trabajado en conjunto con NASA en el Proyecto Estelar PRO durante los últimos diez (10) años. Este Proyecto logró desarrollar la primera nave espacial llamada Estelar 245XPRO.
La nave implementa una nueva tecnología que permite viajar de un lugar a otro a través de transformación energética. Basado en las recientes nuevas leyes de la energía y la materia que establecen que la energía es materia transformada, y que la materia es energía condensada, teoría que desarrolló el Prof. Rosrayson de la Universidad Caribeña donde opera el Centro de Investigación Geomorfológico del Caribe. Este trabajo de investigación tomó unos quince años (15) de estudios y publicaciones, pero dio base a que en conjunto con la NASA se construyera está maravillosa nave espacial.
Luego de varias pruebas durante este año finalmente y después de varios viajes realizados con nuestros Astronautas. Hoy viajaremos a Planetillo 1 y la nave la controla Austremo, vamos 40 Familias en la nave, el viaje tomará un año con dos horas según Austremo.
__ ¿Listo para el viaje? Me preguntó Austremo.
__ Si, le contesté tranquilo, aunque siempre el estómago me cosquillea un poco cuando se trata de viajar a un lugar desconocido.
__ Fijando coordenadas, tiempo de lanzamiento en 20 segundos. Le contesté.
El viaje era monitoreado por la NASA y la organización Internacional del Espacio. La nave fue puesta en el Centro del colisionador de partículas para comenzar la transformación de materia. El colisionador comenzó su aceleración y la nave comenzó a transformarse en luz. Me podía ver como si fuera un arco iris brilloso, todos en la nave brillábamos en colores, era impresionante la sensación extraña que experimentaba. Estábamos como suspendidos en el aire. El monitor de la computadora también brillaba, todos los controles brillaban, pero podía tocarlos sin dificultad. De pronto un aroma a flores se percibía por todas partes y el aire se tornaba azul violeta con cinco (5) anillos blancos en el centro.
Casi ni se veían los controles, pero al cabo de varios segundos todo retornó a la normalidad, la puerta de la nave se abrió y me impresionó mucho ver que todo alrededor de la nave era vegetación y árboles de aproximadamente dos (2) pies de alto. Salimos de la nave en orden de familias según nos habían ubicado en la nave. A mí familia y a mí nos tocó el turno de salir de la nave, todo era muy hermoso nunca había visto nubes de colores con lluvia de estrellas que parecían algodones cayendo. Podíamos caminar como en el Planeta Tierra, pero las flores esparcían una fragancia única que inspiraba, confianza, alegría y tranquilidad.
Según el acuerdo con la NASA estaríamos en Planetillo 1 por un periodo de tiempo de cinco (5) días iniciales para luego regresar al Planeta Tierra a contar la experiencia del viaje y nuestra visita al lugar.
Austremo me dijo:
__ Debo permanecer en la nave para asegurarme que todo en la misma está bien y así poder luego retornar a la Tierra cuando está misión se complete.
Algo que me llamó la atención de Planetillo 1 fue que la vegetación parecía tener sentidos. Pues mientras caminaba noté que las flores se orientaban para dónde íbamos. Llegamos a un río y cuando toqué el agua está saltaba de mi mano como si tuviera vida. El agua que corría por el río saltaba de lado a lado no se comportaba como en la Tierra.
Solo consumíamos los alimentos preparados por la NASA, pues estaba prohibido consumir frutos de los árboles que estaban en Planetillo 1, ni tampoco tomar el agua de los ríos. Otra familia que estaba en el viaje experimental tenia curiosidad por las frutas de los pequeños árboles pues eran muy apetecibles y les advertí que no las consumieran, pero no me hicieron caso. Uno me dijo:
__ Atienda a su familia y no se meta con nuestros asuntos, que esto es asunto nuestro.
Como me habló en esa forma, no quise seguir advirtiéndole sobre la norma de conducta que teníamos para con la misión. De pronto, algunas de las demás familias comenzaron a comerse las frutas de los de más árboles enanos. Le dije a mi familia:
__ Sean obedientes, si dijeron que no comamos de los frutos de estos árboles es por algo, sé que es tentador, pero tenemos suficiente alimento y agua para estar bien.
Otras familias me preguntaron:
¿por qué no comen de las frutas, nadie nos puede regañar, aquí somos parte de esta misión, pero aquí mandamos nosotros.
Les contesté tranquilo, pero firme:
__ Si no son obedientes pueden tener una mala experiencia, les aconsejo no abusar de la confianza que han depositado en nosotros. Recuerden que fuimos elegidos para esta gran misión, por favor no la echen a perder.
Algunos me hicieron caso, pero la mayoría comió de las frutas prohibidas y tomaron agua del río para bajarlas. Al cabo de dos (2) horas todos los que desobedecieron comenzaron a desintegrarse en el suelo y la vegetación al instante los consumía. Quedé tan espantado al ver aquello, que le dije a mi familia:
__ Rápido, vamos a la nave pues esto está muy peligroso.
Mi Familia fue obediente, y otras que no comieron las frutas también retornaron a la nave. Le dije a Austremo lo que sucedió y quedó impresionado. Fue en ese momento que cerró la compuerta de la nave y esta quedo tapada casi por completo por la vegetación que se esparcía por la misma rápidamente. Esto ocasionó que no pudiésemos despegar de Planetillo 1.
__ Se me ocurre una idea, saldré afuera por uno de los huecos de escape y trataré de hablar con la vegetación porque pareciera que tienen sentidos. Le dije a Austremo muy preocupado por mí familia y las que me acompañaron.
Austremo me contestó:
__ Adelante, en este momento cualquier idea es buena, pues todos estamos el peligro.
Salí por una pequeña escotilla de la nave la cual sirve de escape y dije en alta voz y al aire:
__ Disculpen nuestra ignorancia sé que pueden estar ofendidos por tomar los frutos de sus árboles. Merecemos una oportunidad pues fuimos obedientes y no comimos de los frutos prohibidos.
Al momento la vegetación que cubría la nave se desvaneció y quedamos libres de las ataduras que impedían el despegue de la nave.
Ese día regresamos sólo 20 familias y los que fueron obedientes, los que desobedecieron quedaron consumidos por la desobediencia colectiva.